Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada - Edmund Burke