Los hombres sabios hablan porque tienen algo que decir; Los tontos porque tienen que decir algo - Platón